Trucos para tiempos de crisis

crisis_managament

Mejora tu liquidez gracias a los pagos fraccionados

Dada la actual coyuntura económica y financiera, en la que el acceso a fuentes de financiación Porno Español bancaria puede resultar dificultoso, la planificación de liquidez de las empresas resulta ahora, si cabe, más relevante que nunca. En otros aspectos, tal planificación de liquidez puede consistir, por ejemplo, en no anticipar el pago de impuestos.

En tal sentido, una sencilla Porno Mexicano herramienta puede ser la planificación de los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades.

De acuerdo con la normativa de dicho impuesto, las empresas cuya cifra de negocio no supere los 6 millones de euros deben determinar sus pagos fraccionados aplicando el tipo del 18% a la cuota resultante de la última declaración del Impuesto que haya sido presentada a la fecha de cálculo del pago fraccionado.

No obstante, la normativa videos caseros permite a estas empresas optar por calcular los pagos fraccionados de acuerdo con la cuenta de resultados del ejercicio en curso. Esta opción se debe ejercitar de forma muy sencilla, únicamente mediante la presentación de una declaración censal, dentro de los dos primeros meses del ejercicio. Así, con carácter general, las empresas que quieran optar por esta modalidad para el ejercicio 2009, deberán presentar la oportuna declaración censal dentro de los meses de enero y febrero de dicho año.

Esta opción resultará interesante, por ejemplo, en aquellos supuestos en los que en el ejercicio 2008 se haya obtenido un resultado sustancialmente superior al que se prevea obtener en el ejercicio 2009. En estos casos, la consecuencia más inmediata será que los pagos fraccionados del ejercicio 2009 serán menores y, en consecuencia, se conseguirá retrasar el pago del Impuesto. Por supuesto, ello puede tener un impacto muy positivo en la liquidez de la empresa.

Nuevas obligaciones para las empresas

8Documentación de operaciones con personas o entidades vinculadas.

A pesar de los tiempos de crisis que vivimos, el Gobierno ha decidido implantar nuevas obligaciones fiscales para las empresas. En particular, el Gobierno aprobó hace unos días el proyecto que establece las obligaciones de documentación que todas las empresas deben llevar si realizan cualquier operación con una persona o entidad vinculada (socios, administradores, sociedades participadas, etc.).

El cumplimiento de dichas obligaciones conllevará un coste importante para las empresas pero es aconsejable ya que el incumplimiento de las mismas puede representar la imposición de sanciones muy importantes.

Aunque es algo farragoso, resumimos a continuación, la documentación a mantener, que se estructuraría en dos bloques:

Master file: comprensivo de la documentación de la totalidad de entidades y personas pertenecientes al grupo, tiene como objetivo ofrecer una visión global de la actividad del mismo.

1- Descripción general de la estructura organizativa, jurídica y operativa del grupo.

2- Identificación de las diferentes entidades que, formando parte del grupo, realicen operaciones vinculadas que afecten al obligado tributario.

3- Descripción general de la naturaleza, importes y flujos de las operaciones vinculadas entre las entidades del grupo en la medida que afecten al obligado tributario.

4- Descripción general de las funciones ejercidas y de los riesgos asumidos por las diferentes entidades del grupo en la medida que afecten, directa o indirectamente, las operaciones realizadas por el obligado tributario.

5- Relación de la titularidad de las patentes, marcas, nombres comerciales y otros activos intangibles en la medida que afecten al obligado tributario y sus operaciones vinculadas.

6- Descripción de la política del grupo en materia de precios de transferencia que incluya el método de fijación de precios adoptado por el grupo.

7- Relación de los acuerdos de reparto de costes y contratos de prestación de servicios entre entidades del grupo cuando afecten al obligado tributario.

8- Relación de los acuerdos previos de valoración o procedimientos amistosos, celebrados o en curso, relativos a las entidades del grupo cuando afecten al obligado tributario.

9- Memoria del grupo o, en su defecto, informe anual equivalente.

Country file: conteniendo la información que se establezca con carácter general para cada uno de los países en los que se encuentren residenciadas personas o entidades vinculadas.

1- Nombre y apellidos o razón social o denominación completa, domicilio fiscal y número de identificación fiscal del obligado tributario y de las personas o entidades con las que se realice la operación, así como descripción detallada de su naturaleza, características e importe.

2- Análisis de comparabilidad respecto a la determinación del valor de mercado.

3- Método de valoración escogido, así como su forma de aplicación y la especificación del valor o intervalos de valores derivados del mismo.

4- Criterios de reparto de servicios prestados conjuntamente a favor de varias personas o entidades vinculadas, así como los correspondientes acuerdos, si los hubiera, y acuerdos de reparto de costes.

5- Cualquier otra información que haya tenido el obligado tributario para determinar la valoración de sus operaciones vinculadas, así como los pactos parasociales suscritos con otros socios.

Toda esa documentación deberá estar a disposición de la Inspección de Hacienda, de forma que si no se dispone de la misma, nos arriesgamos a fuertes sanciones.

Hay que recordar que como regla general, las operaciones entre partes vinculadas deberán realizarse a valor normal de mercado, de forma que si no se hiciera la Administración tributaria puede corregir dicho valor. Con las obligaciones anteriores, se pretende asegurar que dicha regla se cumple y puede comprobarse por parte de Hacienda.